EPI - Energía por la igualdad
15713
home,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15713,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

¿Por qué EPI?

Pagan con retraso los recibos energéticos.

La Pobreza Energética causa 6 veces más muertes que los accidentes de tráfico. Ancianos y niños, los más afectados.

Uno de cada 5 hogares pasa frío en invierno.

Puesto en el ranking de los países más afectados de la UE.

Incremento de la pobreza energética 2012-2014.

¿…Necesitas más razones?

Cómo puedes colaborar

Tu consumo contra
la pobreza energética

Somos una organización sin ánimo de lucro, no tenemos exministros en nómina. Destinamos TODOS nuestros esfuerzos a proyectos de fomento de la Igualdad Energética, y en asegurarte los mejores precios y condiciones.

El mejor precio
y servicio

Somos una alternativa de consumo Energético, hemos creado un Grupo de Compra Agrupada, consiguiendo con la suma del consumo de todos los mejores precios del mercado.

Quiénes
somos

Somos una empresa social formada por un equipo de profesionales con más de 15 años de experiencia en el sector energético y la economía social. Trabajamos para poner tu energía al servicio del bienestar de las personas en dificultad.

¿Quiénes somos?

Conoce nuestro equipo

Me llamo Roberto, tengo dos hijos (Ruth y Arturo) y una mujer encantadora.

Siempre he sido una persona que desde el anonimato he tratado de ayudar con mi granito de arena a la sociedad. Llevo toda mi carrera profesional implantando -en grandes organizaciones- medidas de eficiencia energética que repercuten en disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera, pero para mí no es suficiente, y siempre he querido hacer algo más.

Con el nacimiento de mis peques, coincidí en el hospital con una pareja que comentaba de manera desconsolada que les iban a suspender el suministro eléctrico en casa por no poder pagar el recibo de la luz -ya que ambos se habían quedado recientemente sin trabajo- y eso representaría en palabras textuales “no poder ni tan siquiera calentar el biberón a nuestro hijo”. Cada día al dar el biberón a mis hijos no dejo de acordarme de aquella pareja y de su guapísimo retoño, y lo peor es que no se trata de un caso aislado, puede ser nuestro vecino.

Como a la mayoría de nosotros, mi economía no me permite dedicar los medios económicos que quisiera para ayudar a otras personas, pero sí que puedo dedicar parte de mi esfuerzo diario y de mi experiencia en ayudarles.

Por ello, pensé en una fórmula – basada en mi experiencia profesional – que pudiera generar beneficios para las familias necesitadas, beneficiando de manera paralela a los consumidores que quisieran participar en este proyecto.

Y finalmente para cerrar el círculo, decidí rodearme del mejor equipo profesional y humano que permitiera ofrecer un servicio óptimo, desde una perspectiva profesional y solidaria.

Me llamo Blai, soy el padre de Aiala y compañero de Neus.

De joven fui “boy-scout”, ahora de mayor trabajo en el mundo de la energía y sigo queriendo dejar el mundo mejor de como lo he encontrado.

En invierno del 2014 me crucé con un hombre en una silla de ruedas eléctrica, parada en medio del arcén. Se le había acabado la batería y me pidió que la ayudara. En su casa no tenía electricidad ni calefacción y lo empujé hasta un centro sanitario. Allí a escondidas le dejaban recargar la silla.
 Esta historia me hizo pensar en cuanta gente hay en su situación y como los podría ayudar. Por eso cuando Roberto me propuso la idea de este proyecto le dije enseguida que sí.

Me llamo Quique, tengo una niña, Gina, y un niño, Gifré, guapísimos como su madre, Imma.

De muy pequeño, mi bisabuela me enseñó a apagar la luz cuando ya no era necesario; a esa gente le parecía que un bien tan maravilloso e incluso «mágico» como es la electricidad no se podía desperdiciar.

Cuando me independicé y opté por una vivienda propia, apliqué todo lo que tuve al alcance para que mi hogar familiar fuera lo más eficiente posible, y puedo deciros que lo conseguí.

Por todo ello y cuando desde la cooperativa de la que soy socio trabajador, me plantearon la idea de formar parte de una plataforma, que a la vez que ofrece un ahorro a sus usuarios, da la oportunidad de ayudar a los más desfavorecidos, no me lo pensé ni un momento.
 Estoy seguro de que esta semilla se convertirá en un majestuoso árbol que dará frutos y cobijará a todas las personas que formaremos parte de este gran proyecto.

Me llamo Marc.

Hace mucho tiempo, demasiado, veo que el mundo no va bien, que habiendo suficiente riqueza para satisfacer una vida digna a todos, esta está muy mal repartida, generando mucho sufrimiento.

Junto con mi compañera, Wendy, hace unos años fuimos tomando conciencia de que, para cambiar el mundo, primero teníamos que ser capaces de cambiar lo que tenemos más cerca: nosotros mismos. Así, especialmente con el nacimiento de nuestras tres hijas, hemos ido planteando muchas cosas: cómo queríamos la educación, cómo cuidamos nuestra salud, qué tipo de alimentos comemos, cuánta energía necesitamos, etc. No es fácil, pero la vivencia me ha mostrado que en compromiso y voluntad se llevan adelante proyectos transformadores, como el del Espacio de Juego del Espigol que fundamos donde han ido nuestras niñas, o la cooperativa donde trabajamos para contribuir a un cambio de modelo energético, o evidentemente el proyecto que presentamos aquí, donde todos podemos colaborar para ayudar a nuestros vecinos que pasan por dificultades.

Hola, me llamo German, llevo casi 15 años trabajando en el tema de la Energía y siempre me ha llamado la atención la complejidad de todo lo que rodea a este mundo.

Cuando me comentaron de formar parte de un equipo para poder colaborar contra la pobreza energética, no lo dudé ni un segundo. 
Considero que la energía es un bien esencial para la vida, un elemento que debemos de saber utilizar en nuestras actividades cotidianas y profesionales para poder hacer las vida más fácil, pero resulta que hoy es todo lo contrario. Las facturas son difíciles de entender, no sabemos lo que pagamos, porqué lo pagamos.

Poder ayudar a los demás a entender las reglas de juego es una forma de colaborar con aquellos que no tienen ni el tiempo ni los conocimientos para hacerlo.

Cuenten conmigo para lo que haga falta!

Me llamo Jaume, y con mi mujer Keka, somos padres de Marçal y de Juliana.

Cuando estaba terminando mis estudios universitarios tenía que realizar el proyecto de fin de carrera. No podía ser que todo aquel trabajo sólo sirviese para evaluarme, creí que debía servir para algo más. Junto con unos compañeros de la facultad montamos la sede de Ingeniería Sin Fronteras en la Universidad de Girona, y lo conseguimos, hicimos un proyecto de potabilización de agua en El Salvador y otro de energía Fotovoltaica en Ecuador.

De toda aquella aventura aprendí algo muy importante: las cosas afectan al entorno en el que vivimos de muchas maneras, así que cuando me puse a trabajar, me comprometí que mi trabajo serviría para algo más que para ganarme la vida.
 Gracias a la cooperativa donde trabajo esto ya es posible, pero el proyecto de la EPI, aún refuerza más esta idea. Estoy encantado de poder participar en este proyecto!

Me llamo Rafa, tengo dos hijos (Roger y Yago) y una mujer fantástica.

Desde bien pequeño que he trabajado incluso teniendo hasta dos trabajos, por circunstancias de la vida estuve a punto de quedarme sin nada, de verme en la calle, tuve un golpe de suerte y pude salvar la situación. A partir de ahí cambiaron muchas cosas en mi vida y en la de mi familia.

Trabajando en el mundo de la energía tuve la suerte de conocer a Roberto, el cual me presentó este proyecto, que no solo me pareció bien, si no que vi la oportunidad de ayudar a mucha gente que podía llegar a mi antigua situación.

Por eso quise formar parte de este gran proyecto.

EPI es una alternativa de consumo Energético, con el mejor precio posible del mercado y un servicio personalizado a tus necesidades.

Sorry, geen berichten gevonden voor opgegeven criteria

Proyectos

Absolutely suited for all your web-based needs

Clientes y Colaboradores

COLABORADORES

FAQs

¿EPI es una comercializadora? ¿Vende energía?

EPI no es una comercializadora y por tanto no vende energía. EPI es una cooperativa sin ánimo de lucro que agrupa consumidores para hacer compra agrupada, obteniendo un buen precio y un mejor servicio.

¿Con qué comercializadoras trabaja EPI?

Trabajamos con comercializadoras de primer orden, que nos aportan garantía de precio y servicio. En cada momento escogemos la que más conviene al consumidor.

¿De dónde saca el dinero la EPI?

Las Comercializadoras pagan comisiones a sus agentes comerciales para que consigan contratos de suministros de electricidad. EPI se financia con estas comisiones a través de un acuerdo de colaboración con las comercializadoras.

¿A dónde va a parar el dinero?

El dinero que recauda se dedica a luchar contra la Pobreza Energética a través de las entidades colaboradoras que se dedican a la emergencia social y que son especialistas con estos temas.

EPI no decide a quién se destina este dinero, lo hacen las entidades sociales.

¿Tengo que cambiar algo en la instalación? Me hace falta un instalador?

No, nosotros nos encargamos de todo, sólo se ha de firmar el contrato con la nueva comercializadora y nosotros realizamos las gestiones necesarias. Es un cambio administrativo y no precisa cambios en la instalación.

Transparencia Total

Si tienes más dudas o preguntas envíanos un mail a faqs@epi.coop y estaremos encantados de contestarte.

Contacto

Av. Estatut, 130
08191 Rubí

Teléfono: 93 193 73 90

627 231 881

Email: suma@epi.coop

Organización o Empresa (*)

Persona de contacto (*)

Teléfono (*)

Email (*)

Observaciones

captcha